Investigación

Desde 1980, aproximadamente 2 millones de salvadoreños se han convertido en residentes de otros países, principalmente de Estados Unidos. Aunque el Censo de EE.UU. del 2000 registró la población salvadoreña en California alrededor de 273.000, el Instituto de Albany de la Universidad de Mumford, usando otros métodos para su encuesta, encontró que era cerca de 500.000. Los académicos y líderes comunitarios dicen que olas persistentes de inmigración desde el año 2000 pueden haber aumentado considerablemente esa cifra. En términos modernos de desarrollo, estos inmigrantes se les conoce como la diáspora, definido por Peggy Levitt en su artículo de las Redes Globales del 2001 "" Migración Transnacional: Tomando Balance y Direcciones Futuras como “individuos que han sido exiliados o desplazados a los estados nacionales por una variedad de fuerzas económicas, políticas y sociales"".

El desplazamiento de muchos salvadoreños se ha atribuido al conflicto armado que duró desde 1980 hasta 1992, pero la inmigración salvadoreña comenzó antes de la guerra y continúa hasta nuestros días. La sede de la red de inmigrantes salvadoreños representa a todos los niveles de la sociedad salvadoreña y EE.UU., entre ellos funcionarios electos - por ejemplo, Ana Sol Gutiérrez y Víctor Ramírez Maryland miembros de la Asamblea, y Walter Tejada, Miembro de la Junta del Condado de Arlington (Virginia). La residencia de los EE.UU. es común en los inmigrantes salvadoreños de mayor éxito quienes ingresaron antes de la guerra, mientras que muchos de los que llegaron después de la guerra todavía están tratando de ganar un punto de apoyo. El núcleo de la red de la diáspora salvadoreña, los organizadores de la comunidad y los voluntarios, llegaron a los EE.UU. durante la guerra con el deseo común de cambiar las condiciones para ellos mismos y para aquellos que dejaron atrás. Algunos trabajan aquí como maestros, abogados, médicos, derechos civiles, organizadores de la comunidad y líderes sindicales y empresarios; la mayoría son los obreros que hacen el trabajo sucio que permite a ciudades como Los Angeles funcionar sin problemas. Impulsada por las obligaciones familiares, el interés en la preservación cultural, el espíritu filantrópico y la nostalgia, muchos, incluso aquellos que luchan por sobrevivir, mantienen una conexión activa con el hogar. En términos económicos, esto se traduce a más de $3 mil millones en remesas a El Salvador casi todos los años, una contribución cuyo gran volumen impulsa la economía y el desarrollo de El Salvador.

Coincidentemente con la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, la diáspora salvadoreña del Sur de California lanzó un movimiento transnacional que se ha extendido a la zona metropolitana de Washington, DC, San Francisco, Las Vegas, Houston, Chicago, Boston, Minneapolis, Gainesville, Memphis, Miami, y Long Island, entre otras ciudades. La plataforma de lanzamiento fueron las Asociaciones Salvadoreñas de Home Town Asociations (HTA) que han sido una característica de la diáspora salvadoreña desde 1980, cuando la primera, Asociación Migueleña Siglo XXI, fue fundada en noviembre de 1986 por inmigrantes de San Miguel, un departamento ubicado en el este de El Salvador.

El enfoque de la mayoría de las asociaciones de migrantes en la década de 1980 era preservar la identidad cultural, pero con el tiempo el número de miembros comenzó a contribuir y a dar ayuda humanitaria a las comunidades de origen con fondos recaudados a través de bailes, excursiones, cenas, días de campo, concursos de belleza, rifas y corporaciones anunciantes. En promedio, cada caso asciende a $2.000, es decir, el esfuerzo requerido de los voluntarios de la comunidad determinada ha sido un trabajo duro y ha sido implacable.

Sin embargo, el impulso de este movimiento salvadoreño de asistencia transnacional sólo ha crecido. En 1994, nueve asociaciones de migrantes salvadoreños en California, fundaron Comunidades Unidas para la Ayuda Directa a El Salvador (COMUNIDADES); en el término de tres años sus miembros se cuadruplicaron a 37 asociaciones. Este grupo organizado de Asociación de Comunidades Unidas, recibió apoyo incluyendo asistencia técnica y financiera, de El Rescate. Registros de El Rescate reflejan la existencia de 62 asociaciones de migrantes en el Sur de California, 12 en el área de San Francisco, cuatro en Las Vegas, nueve en Houston y más de 20 asociaciones en el área metropolitana de Washington, DC, 12 de las cuales son miembros de las Comunidades de Salvadoreños Unidos (CSU).

En junio de 2001, asociaciones de migrantes salvadoreños y El Rescate unieron fuerzas con la Fundación Centroamericana para el Desarrollo Humano Sostenible (FUCAD) para buscar el apoyo de los gobiernos municipales en El Salvador para la iniciativa de las asociaciones de migrantes en financiar conjuntamente proyectos de desarrollo económico y social. Como resultado de su trabajo de cabildeo, la Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (COMURES), en representación de 262 alcaldes del país, invitó a una delegación de líderes de estas asociaciones desde Los Angeles para participar en el XVII Congreso Nacional de Municipios, celebrada en octubre de 2001. Durante este acontecimiento histórico, se aprobó una resolución en la que condujo a la aprobación unánime de los alcaldes de El Programa de Apoyo permanente a los municipios de origen, un acuerdo firmado por COMURES y los líderes de Home Town Associations HTA .

Como reacción al éxito de Home Town Associations HTA con los alcaldes, en febrero de 2002, el gobierno de El Salvador, a través de la Oficina del Vicepresidente y el Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL), creo un marco de trabajo para la cooperación con los ciudadanos en el extranjero. La idea era facilitar proyectos de desarrollo social seleccionados con fondos compensatorios. El Rescate y Home Town Associations HTA respondieron inmediatamente al invitar (como petición por el embajador de El Salvador en los Estados Unidos el Sr. Rene León) al vicepresidente Carlos Quintanilla y Miguel Simón, presidente del FISDL, a la oficina de Los Ángeles de El Rescate, donde la delegación presentó oficialmente los objetivos de la visión del programa a los líderes de 18 asociaciones de migrantes salvadoreños y anuncio la oportunidad de competir por $114,000 dólares en el programa piloto.

La asociación de Home Town Associations HTA de California recibió 51.000 dólares por parte del gobierno y recaudo $24,999 en contribuciones para varios proyectos de desarrollo local en las comunidades de origen de los inmigrantes.

Desde la solicitud inicial de fondos gubernamentales en marzo de 2002, otras tres solicitudes de ofertas han generado $3,704,11 dólares en fondos directos para la inversión en proyectos de desarrollo que involucren a las asociaciones salvadoreñas en Los Angeles, Washington, DC, San Francisco y Houston. De esta cantidad, las asociaciones han aportado $825.869 dólares, los gobiernos municipales $931.587 y el FISDL $1,905,955.00. El gobierno Salvadoreño financia sus programas con fondos con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo - no del Departamento del Tesoro Nacional en el que vierten los impuestos generados por las remesas familiares y servicios en El Salvador que los emigrantes utilizan.

En la actualidad, El Rescate, asociaciones de migrantes, las organizaciones homólogas en El Salvador, FUCAD y el Fondo Internacional de las Naciones Unidas para el Desarrollo Agrícola (FIDA ) están trabajando juntos para promover proyectos sociales y productivos. Las asociaciones de Home Town associations HTA participantes del Sur de California representan 11 ciudades Salvadoreñas: Cacaopera, Suchitoto, San Isidro, Cojutepeque, La Laguna, Nueva Concepción, Sesori, Chalchuapa, Cara Sucia, Ilobasco y Juayua . La relación forjada con el FIDA demuestra el potencial de las Home Town associations HTA salvadoreñas para contribuir a las políticas internacionales y transnacionales de desarrollo. En mayo de 2002, líderes de las Home Town Associations HTA Salvadoreñas de Washington, DC, Maryland, Virginia y Nueva York, junto con representantes de COMUNIDADES y El Rescate, discutieron la posible cooperación en proyectos promovidos por el FIDA. Unas 35 asociaciones de Los Ángeles, San Francisco, Las Vegas y Houston participaron en talleres de seguimiento organizadas en California por El Rescate y el FIDA, con la colaboración de las asociaciones de ciudades de origen de los migrantes de Los Angeles, San Francisco, Las Vegas, Houston y FUCAD . Los acuerdos resueltos ya se han aplicado en las comunidades en los departamentos salvadoreños de San Vicente y Morazán.

Reportes Anteriores
El Rescate y el Proyecto de la Unión de Crédito del Departamento de Agua y Energía Eléctrica
El rescate y la Fundación del Proyecto Rockefeller de las Donaciones de Remesas Productivas de la Comunidad
Desarrollo de Base: Revista de la fundación Interamericana
Asociaciones Salvadoreñas de Ciudades de origen de migrantes y el Proyecto IFAD
Reporte del Programa de IDA